Hotel Europa (Arteixo)  header
Home > Descubre las mejores rutas por Costa da Morte

Descubre las mejores rutas por Costa da Morte
Hotel Europa (Arteixo)



¿Quieres empaparte de la cultura gallega en tu próxima escapada? Descubre la Costa da Morte a lo largo de las mejores rutas que pasan por varios de sus municipios cargados de rincones únicos y símbolos destacados de A Coruña. En esta costa encontrarás playas desiertas, ensenadas y acantilados y conocerás cabos como el de Fisterra, Touriñán y Vilán, formando un paisaje inconfundible del litoral atlántico.

Conoce sus aldeas y adéntrate en una tierra de misterio, de leyendas y mitos alojándote cerca de los principales lugares de interés, en el Hotel Europa, un hotel familiar en Arteixo ideal para descubrir la Costa da Morte y emprender distintas rutas desde Buño (a 25 minutos en coche) a Finisterre.

Elementos destacados a lo largo de Costa da Morte

La belleza paisajística, el encanto de sus pueblos, las espectaculares vistas al mar y los distintos elementos característicos que simbolizan la historia gallega hacen de la Costa da Morte un lugar único en el mapa. Desde el Hotel Europa te detallamos los principales puntos de interés a través de diferentes rutas que podrás seguir en coche por el litoral:

Buño y el oficio alfarero
La Costa da Morte mantiene las tradiciones de sus antiguos oficios y labores de artesanía. En el caso de la localidad de Buño, el primer punto de este recorrido, es famosa desde hace siglos por su importante actividad alfarera.

Aquí los establecimientos de venta suelen ser, al mismo tiempo, talleres, de forma que podrás presenciar en vivo el trabajo con el que los alfareros de Buño crean sus piezas. Desde este municipio podrás tomar rumbo hacia Malpica, en cuyo puerto podrás respirar el ambiente marinero y observar las curiosas casas colgadas de las rocas. En esta localidad podrás visitar también la playa de Seaia y las Torres de Mens.

Dólmenes
La Costa da Morte es una de las zonas más ricas de Europa en muestras de cultura megalítica. La visita al dolmen de Dombate o al castro de Borneiro, enclaves de gran valor, te harán retroceder miles de años en el tiempo.

Cruces en el mar
Las tormentas y temporales habituales durante los meses de invierno han provocado que la Costa da Morte sea escenario de multitud de naufragios. Frente al mar es posible ver cruces en recuerdo a sus víctimas o el cementerio de los Ingleses de Camariñas, que debe su nombre a los numerosos ahogados que causó el hundimiento del buque inglés Serpent en 1880, en el que murieron 173 hombres.

Ponte do Porto y Muxía
Tras visitar Camariñas puedes dirigirte hacia Ponte do Porto, donde podrás cruzar el puente sobre el río Grande para acercarte a Porto de Cereixo y visitar el agradable conjunto de las Torres de Cereixo y la iglesia de Santiago, construida en el siglo XII.

Desde este punto, tras recorrer 9,7 km, llegarás a Vimianzo, en la que conocerás el castillo o Torres de Vimianzo. El siguiente punto de recomendada visita es Muxía, una villa con un lugar de interés cultural en el que debes hacer parada: el santuario de la Virxe da Barca y las famosas piedras milagrosas.

Finisterre y su faro
Desde Muxía hasta Fisterra hay tan solo media hora en coche, y será el último punto de este itinerario antes de volver a Arteixo. En el Cabo Finisterre, a unos 3 km de la villa de Fisterra, está el faro abierto al público, un lugar mítico al que llegaban los peregrinos que venían por el Camino de Santiago para quemar sus pertenencias personales.

En esta localidad podrás conocer también el Santo Cristo de Fisterra, imagen que se encuentra en la iglesia de Santa María das Areas, construida en el siglo XII.

Si quieres descubrir la Costa da Morte y gozar de la cercanía a los lugares de interés señalados, alójate en el Hotel Europa, muy próximo también a la ciudad de A Coruña, Contamos con habitaciones cómodas y una excelente relación calidad-precio, así como la disposición de un personal cualificado que te ayudará a organizar tus excursiones. ¡ Haz tu reserva y obtén el mejor precio disponible!